lunes, 11 de noviembre de 2013

Crónica de la Madrid Games Week 2013

He estado hablando de cine hasta ahora, pero hago un pequeño paréntesis para hablar de la Madrid Games Week, ya que fueron tan amables de concederme una acreditación para asistir y como la experiencia fue tan buena seguramente me verán por allí el año que viene. Los videojuegos es algo que me gusta bastante además del cine, por lo que no me importa hablar en el blog de vez en cuando sobre ellos. Además, nunca esta de más comentar eventos a los que he asistido en primera persona, recemos para que vaya a más.


La Madrid Games Week celebraba su primera edición este año (anteriormente existía otra feria del videojuego en Madrid llamada GameFest) y la verdad es que ha sido todo un éxito (unas 52.000 personas se dice que pasaron por allí). Tal vez demasiada gente, ya que, empezando por lo malo, la principal queja que tengo (y más gente) es las largas colas que se formaban para probar la PS4 o algunos juegos como el Dead Rising 3 de la Xbox One. Y cuando digo largas digo de horas y horas para jugar 10 minutos. Tuve la enorme suerte de poder asistir el día 7 de noviembre que era solo para profesionales y prensa, y pude probar todo lo que quise (tal vez no lo aproveché del todo al ir sola y porque me dio un tremendo dolor de cabeza al rato de estar allí, muy oportuno todo) pero los otros dos días que asistí (sábado y domingo) no se podía casi caminar por allí, y las colas para probar una consola eran inhumanas. La verdad es que pagar 9,50 o 12 euros por poder probar un par de cosas en toda la mañana no me parece muy rentable, como crítica constructiva pienso que deberían o vender menos entradas o añadir más puestos de juego para que vaya todo más fluido.


Pero ahora las cosas buenas, que las hubo también. Había unos 500 puestos de juego, que son bastantes la verdad, y aunque el mayor reclamo era jugar a la PS4 y la Xbox One antes de su salida al mercado, se podía jugar a una gran cantidad de consolas en general (Wii U, PSVita, Nintendo 3DS, Play 3, Xbox 360...). Incluso en la sección Retrogames se podían recordar viejos tiempos y, los más jóvenes, descubrir
las primeras consolas a las que jugamos o jugaron nuestros padres y hermanos mayores: recreativas, SEGA, Nintendo 64...En cuanto a los juegos, la selección era bastante amplia (en mi opinión demasiado protagonismo al FIFA 14, pero entiendo que es un juego con mucho público). Los títulos más esperados como Assassins Creed Black Fag, Battlefield 4, Killzone, Dead Rising 3, Ryse: Son of Rome, Call of Duty Ghosts, Gran Turismo 6...y algunos ya publicados pero de gran éxito como The last of us, Beyond: Two Souls, Pokemon X-Y, World of Tanks...Incluso existía la oportunidad de probar el Oculus Rift, gafas de realidad virtual (eso sí, más te valía madrugar si querías probarlas porque tal vez era lo que más cola tenía de toda la feria).


Una de las partes más simpáticas era SOS Gamers, donde se podía jugar a a juegos japoneses que posiblemente no van a llegar a nuestro país. También la anteriormente mencionada RetroGames y el espacio de Made in Spain Games, donde se podían probar juegos creados por profesionales españoles. Hubo un concurso de Cosplay patrocinado por Hobby Consolas con trajes trabajadísimos, torneos de Battlefield 4 y FIFA 14...y algunos youtubers españoles se dejaron pasar por allí como Loulogio, elRubius, JPelirrojo,

Mangel, AlexBy...

No todo fue jugar, ya que se celebraron algunas charlas y conferencias bastante interesantes sobre el sector de los videojuegos, donde diversos profesionales aportaron sus diferentes puntos de vista ante cientos de aficionados o futuros trabajadores del sector.

Puede que me deje cosas en el tintero, pero lo básico está dicho. Como balance general, la feria estuvo genial, muy variada y entretenida, y con alguna que otra sorpresa. El defecto, como ya he dicho, las largas esperas para el poco tiempo que se podía jugar. Los trabajadores de Ifema y el staff de los distintos stands fueron muy amables con prensa y público y por ello el año que viene, si me vuelven a invitar, allí estaré.

















domingo, 27 de octubre de 2013

El amor en el cine indie americano

Como admiradora de películas románticas que soy (siendo un poco selectiva, tampoco es que me vea toda la filmografía de Sandra Bullock) hace poco hice una reflexión sobre como está idealizado el amor en el cine, y llegué a la conclusión de que el único cine que consigue retratar una relación tal y como es es el cine independiente.

Con las típicas películas comerciales americanas he llegado a un punto en el que vista una, vistas todas. No soy capaz de ver una de estas películas sin estar pensando en que “total, aunque se enfaden o descubran la mayor traición del mundo van a acabar juntos”. El amor está horriblemente idealizado en estas películas para que las señoras y adolescentes que las ven tengan su final feliz y no salgan echando pestes del cine o del salón de su casa. La última que vi de este rollo, voy a ser sincera, fue la última de Zac Efron con una amiga en plan tarde palomitera. Me esperaba aunque sea un mínimo de emotividad, pero fue todo taaaan previsible que no fui capaz de callarme en toda la película porque sabía lo que iba a pasar en cada momento. Pongo ese ejemplo por poner uno, ya que solo hay que verse la filmografía de Jennifer Aniston o actrices de turno para tener 50 películas clónicas con la misma estructura: chica guapa conoce a chico guapo por extraña casualidad, de repente tienen muchas cosas en común y empiezan a salir, pasa algo dramático o inesperado (traiciones, viajes inesperados, aparece una antigua ex, etc.), la pareja discute y rompe, los espectadores lloran, pero al final da igual lo que haya pasado porque ellos están destinados y sabes que siempre van a volver pase lo que pase.
Estas películas lo único que consiguen es crearnos a las mujeres una idea equivocada del amor. Pocos hombres van a buscarte por toda una ciudad sin saber tu nombre hasta encontrarte, ni van a aparecer debajo de tu ventana con una radio gigante con tu canción preferida sonando. Pocas mujeres (y hombres, ojo) perdonan una infidelidad o las mentiras en la vida real, y el amor a primera vista es más bien un calentón a primera vista.

Es por eso por lo que cada película romántica de cine independiente que he visto se me ha clavado como una estaca en el corazón. Cada una de ellas es como un baño de agua fría, te recuerdan que el amor es así en la vida real, que puede ser la cosa más bonita del mundo pero a la vez la más horrible. En “500 días juntos” ya te avisan desde el principio que no vas a ver una historia de amor. Ya sabes que lo que vas a ver
no va a tener final feliz. Pero al menos ya estás avisado de que vas a ver algo real. Disfrutas los momentos de alegría de Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel sabiendo que no son eternos, y así los disfrutas más, el “carpe diem” que se dice. El mazazo final te duele como si tu estuvieses en la relación, porque a la mayoría nos ha pasado algo parecido. Es lo que hace a una película creíble. Pero, repito, veníamos avisados.


Otros ejemplo es “Antes de amanecer”. También sabes desde el principio que él tiene que volver al día siguiente a Estados Unidos y ella a París, y que su relación no va a ninguna parte. Pero, igual que con la anterior película, disfrutas cada momento en los que están juntos como si fuese el último. Incluso te haces una pequeña esperanza interior de que el final sea diferente. Después de verla sientes un vacío existencial, casi todos hemos tenido un amor en la distancia y esta película nos lo recuerda, pero al menos a mí me hizo recordar el pasado con una sonrisa ya que había disfrutado mucho viéndola. La secuela, “Antes de atardecer”, fue más dolorosa de ver por todo lo que implicaba que hubiesen pasado tantos años, y la tercera me hizo sufrir y rompió mi corazoncito en muchos trozos. Pero son historias reales, que saben retratar los verdaderos problemas de una relación y como los afrontan los simples mortales.

Podría poner mil ejemplos más, algunos más fantasiosos (pero en su esencia también muy reales) como Ruby Sparks o Restless, y otros ya demasiado reales y dolorosos como Blue Valentine o Like Crazy, pero no quiero volver a repetirme en lo que he venido diciendo durante toda la reflexión. Os animo a que la próxima vez que veáis a la actriz de moda en Hollywood lloriqueando en una película porque el Ben Affleck del momento le ha plantado en el altar, penséis las joyas de cine independiente que os estáis perdiendo y que por muy dolorosas que sean de ver, son con las que más podemos sentirnos identificados y por tanto, disfrutarlas.


Love is colder than death, como dirían The Virgins.


jueves, 19 de septiembre de 2013

Actores en el olvido: Winona Ryder

Después de el largo verano de inactividad (por enésima vez, lo siento, escribo cuando de verdad me siento con ganas de escribir, forzado no me sale) recupero la antigua sección de actores olvidados, que me pareció bastante interesante cuando la empecé. Como empecé con un chico, ahora me paso al otro género para hablar de una actriz conocida por todos pero olvidada por muchos.

Winona Ryder empezó de muy joven como musa de Tim Burton en “Beetlejuice” y más tarde en “Eduardo Manostijeras”, donde todos debemos reconocer que nos enamoramos de ella (y de la película...). Una chica
guapa, buena actriz, icono de moda y pionera del estilo grunge de los 90...Francis Ford Coppola la eligió muy acertadamente para encarnar al objeto de deseo de Gary Oldman en “Drácula de Bram Stoker” (hasta el auge de Keira Knightley a nadie le habían quedado tan bien los vestidos victorianos). Tuvo también varios papeles protagonistas en películas como “La edad de la inocencia”, “Inocencia interrumpida” y “Escuela de jóvenes asesinos”, bastante polémico este último.
Desde 1993 (hace 20 años ya, que se dice pronto...) su protagonismo en las películas fue de más a menos. Seguía viviendo de la actuación y participó en algunos títulos reconocidos, pero en toda la década de los 90 casi se habló más de ella por su relación con Johnny Depp que por sus películas. Al llegar al nuevo milenio, Winona era una chica a la que recordabas con una sonrisa, como a una vieja amiga, de películas tan entrañables como las nombradas de Tim Burton. Las nuevas generaciones ya no querían ser ella ni vestir como ella, ya no estaba saliendo con ningún actor de moda...

En 2001 volvió a los tabloides al ser detenida por robo en una tienda de lujo de Beverly Hills. Esto derivó en una serie de juicios, acusaciones de posesión de drogas, tratamientos psicológicos...en los que se afirmó que la actriz padecía cleptomanía. Pagó el valor de los objetos robados, se sometió al tratamiento...y de nuevo el silencio. Durante años volvió a la actuación pero siempre en producciones pequeñas, manteniendo su vida personal y profesional en un segundo plano. No existían noticias sobre Winona Ryder.

En 2010 Darren Aronofsky la rescató para realizar un papel secundario en “Cisne negro”, película revelación de ese año 2011. El papel que tiene es casi anecdótico, aparece al principio de la película interpretando a una antigua bailarina que acabó desquiciada al interpretar el papel del cisne en “El lago de los cines”. Se habló un poco de ella pero no apareció por ninguna parte. La estrella de la película era Natalie Portman, el tiempo de Winona ya pasó.


Ahora es cuando parece que Winona se ha cansado de vivir en un segundo plano mediático y en abril de este mismo año 2013 apareció en una alfombra roja por primera vez en años. Algunos dicen que fue una de las reapariciones más esperadas de una actriz. Winona estrena dos películas este 2013 en los que parece que vuelve a cobrar protagonismo. Tal vez nos sorprenda y dentro de nada vuelva a estar en boca de todos como en su época gloriosa de los 90.




jueves, 30 de mayo de 2013

10 créditos de cine

Hace ya más de una semana que estoy oficialmente de vacaciones, pero no he escrito nada por "desintoxicarme" un poco de todo lo que he escrito en el curso. Ya dije que durante el curso me toca escribir mil artículos y trabajos, por lo que en mi tiempo libre me apetece muy poco ponerme a escribir, y es una pena para el blog. Tengo escrita otra entrega de Actores Olvidados, pero no aburrir con el mismo tema voy a intercalar esta entrada más entretenida y la próxima ya será la segunda parte de los actores olvidados. He recopilado las 10 secuencias de créditos que mas me han gustado en los últimos años. Tal vez se echan de menos más películas antiguas, pero bueno, estas son las que más me gustan en general. No están en orden de preferencia:




Monstruos S.A.


No es la única secuencia de créditos de Disney que me gusta, pero si que es mi preferida con diferencia. La animación al ritmo de la música jazz me encanta. Espero que para Monsters University se hayan currado una igual!


Scott Pilgrim Vs the world

Esta película es genial, sobre todo para los amantes del humor absurdo, y no tuvo casi repercusión, al menos en España. Las canciones que crearon para la película me encantan, y la secuencia de créditos con la música de los Sex Bob-omb es genial también.



Vertigo

Una de las obras maestras de Hitchcock. Algunas de las secuencias de créditos de las películas de este director son bastante famosas y fueron muy transgresoras en su época. La de Vertigo me gusta porque transmite una atmósfera hipnótica y agobiante, con los planos detalle y las formas circulares. Además, la música es una pasada.




500 días juntos

Reconozco que con esta película tengo una debilidad porque me encanta, los actores, el argumento, la banda sonora...la habré visto como 20 veces y no me canso. Los créditos me llamaron la atención por la canción ("Us" de Regina Spektor) y las imágenes de los protagonistas de pequeños (no tengo ni idea de si son los actores de verdad, sería gracioso y más original si lo fuese).  




Watchmen

La puse hace poco en mi muro de Facebook (lo que me dio la idea de escribir esta entrada). Otra película infravalorada, que merece ser vista solo por una de las mejores secuencias de créditos que he visto. 




Se7en

Estos créditos marcaron un antes y un después, ya que su creador fue pionero en este tipo de créditos "modernos", teniendo mucha repercusión. Dan bastante mal rollo y agobio, para ponerte en sintonía con la película, que da bastante mal rollo también. Si os suenan de algo a los que veis series es porque son del mismo creador que los créditos de las dos temporadas de American Horror Story, y la verdad es que se nota bastante en la música y en el montaje.




Zombieland


Me recuerdan muchísimo a los de Watchmen, incluso creo que son una parodia/homenaje. Obviamente cambia la música totalmente, pero la cámara lenta y la forma de los créditos en general es igual. Aún así, me sorprendieron bastante la primera vez que los vi.



Psicosis


Volvemos a otra de las películas más famosas de Hitchcock. Aquí vuelven a destacar muchísimo los créditos, creando una tensión total con la música y las líneas horizontales y verticales.




Moonrise Kingdom

No se si se considera una secuencia de créditos en sí, es más una introducción, pero el silencio del principio hasta que ponen la radio, los colores y tonos (característicos de toda la película), la música que llega al punto álgido con el título de la película, las panorámicas...me encanta. (LINK A YOUTUBE, no me deja insertar http://www.youtube.com/watch?v=R2ux1RSaeKQ )




Juno

Por último, otra de las secuencias de créditos que más me gustan de otra película que tampoco me canso de ver. Es muy original y la canción es genial. Juno es una de las películas con mejor banda sonora que he visto, la verdad.







Me he dejado alguna, como la de American Psycho que también me gusta mucho, pero muchas no están en Youtube por rollos del Copyright, o están en calidad pésima. Si hay alguna que os guste mucho y no esté, solo tenéis que decirlo en los comentarios :)

jueves, 2 de mayo de 2013

Actores en el olvido: Edward Furlong


He decidido inaugurar una especie de sección en el blog para obligarme a escribir más a menudo, que va a tratar de actores que se hicieron famosísimos por determinada película o serie y han caído en el olvido. He estado investigando y algunos tienen una vida completamente feliz y normal, pero de otros desgraciadamente no se puede decir lo mismo, y es el caso del protagonista de hoy.

Si no estáis puestos en nombres de actores, seguramente Edward Furlong no os sonará de nada. Pero si os digo que es el hermano joven del Edward Norton nazi en American History X, a lo mejor es suena más. Y si no os suena, ya estáis dejando de leer esto y sentándoos a ver ese peliculón.

Edward Furlong tuvo un infancia, por decirlo de alguna manera, problemática. No conoció a su padre, sus tíos le quitaron la custodia a su madre...varias cosas que estoy segura de que han hecho que hoy en día esté como está. A los 12 años un director de casting le asaltó por la calle (cosas que pasan mucho en EE.UU por lo que se ve, en España no veo yo a muchos señores por la calle reclutando actores y modelos) y con la tontería consiguió actuar en Terminator 2 junto a Arnold Schwarzenegger. Fue cuanto todo el mundo empezó a fijarse en él y su fama subió como la espuma.

Apareció en un videoclip de Aeroesmith (“Livin’ on the edge”) y se convirtió en ídolo adolescente noventero, de esos que se llevaban en la carpeta junto a los Back Street Boys (que bonita época aquella). Hasta fue modelo de Calvin Klein junto a Kate Moss.

Fue entonces cuando llegó American History X en 1998 y se ganó a la crítica, público, y a todo lo que podía ganarse. Es la película por la que básicamente todo el mundo le conoce. Edward Norton lo borda en la película, pero él no se queda para nada atrás haciendo del hermano pequeño que quiere seguir sus pasos. Edward Furlong apuntaba maneras para convertirse en un actorazo. Pero a partir de esta película las cosas se torcieron un poco.

A partir del 2000 Edward se metió de lleno en un mundo de las drogas y el alcohol. Empezó a ponerse gordo y feo, ya nadie lo quería como actor y como modelo obviamente menos. Las películas que hacía iban directamente a DVD, quitando alguna que se estrenó en cines pero que no llamó mucho la atención. Tuvo mil amoríos (entre ellos Paris Hilton y la actriz de Punky Brewster), se casó para divorciarse al poco tiempo, fue demandado por su exmujer, no tiene permitido ver a su propio hijo…Ha protagonizado algunos intentos de suicidio y ha sido arrestado en muchas ocasiones por conducir drogado, borracho, con exceso de velocidad, por alterar el orden público…y hace apenas un mes fue condenado a seis meses de prisión por violar la libertad condicional.

Es una auténtica pena que un actor con tanto potencial acabe así, y lo peor es que no tiene pinta de levantar cabeza, así que lo único que nos queda es volver a disfrutar una y otra vez de su papel en American History X.

P.D: Ya tengo algunos actores más preparados, pero acepto sugerencias por si a alguien le interesa un actor en particular.

viernes, 12 de abril de 2013

Ciencia ficción tirada a la basura


La ciencia ficción es un género bastante difícil de llevar a la pantalla. Después de gigantes como Star Wars, Star Trek, Blade Runner, etc. , el listón ha estado siempre muy alto y todas las películas de este género deben esforzarse muchísimo para no pasar sin pena ni gloria. Hay que invertir muchísimo en efectos especiales para que la película no te quede totalmente serie B, el argumento debe sostenerse para explicar científicamente el por qué de cada detalle y sobre todo tiene que contener acción que deje a los espectadores clavados en el asiento. Muy pocas películas actuales consiguen todo esto, y precisamente voy a hablar de dos películas que prometían muchísimo y que desaprovecharon totalmente las oportunidades que tenían.

Después de ver carteles y anuncios por todas partes, el otro día me dio por ver “Upside Down”, horriblemente traducida en España como “Un amor entre dos mundos”. La premisa era buenísima, y me llamó la atención por lo rara que era y porque nunca había visto algo así en una película. Básicamente trata sobre dos planetas que están juntos, cuando en un planeta miras al cielo ves la superficie del otro planeta. Cada planeta tiene su propia gravedad, y es imposible que alguien de un planeta pueda caminar por el otro porque se vería atraído hacia su planeta de nuevo. Además, todo lo que pertenece a un planeta arde al estar
mucho rato en contacto con la atmosfera del otro. Todo esto impide que los dos protagonistas de la película, enamorados el uno del otro, puedan estar juntos, ya que uno pertenece a un planeta, el de los pobres, y la otra al de los ricos. Los actores son Jim Sturgess y Kirsten Dursnt, y eso me dio más ganas aún de ver la pelicula: al señor Sturgess desde que lo vi cantando canciones de los Beatles en Across the universe lo tengo en un altar, y Kirsten Durnst sabe meterse en producciones “indies” que le dan sus mejores papeles. En fin, me dispuse a ver la película y tengo que decir que me estaba gustando mucho como estaban llevando todo el tema de la gravedad de los planetas y las formas que tenían de verse los dos protagonistas. Es un poco mareante ver a la gente del otro planeta caminar al revés todo el rato, pero te acabas acostumbrando. El gran problema fue cuando me di cuenta de que si seguía viendo la película era por el tema de los planetas, la historia de amor me estaba dando completamente igual. Y eso, como devoradora de dramas románticos como soy, no era nada bueno. Y ya lo peor llegó con el final. He visto finales mierdosos en mi vida, pero el de esta película ha entrado en el ránking de lo peor que he visto en mucho tiempo. En los 15 últimos minutos parece como si se acabara el presupuesto o el tiempo y hubiese que acabar lo más rápido posible la película, arreglando todas las tramas en 5 minutos de forma cutrísima y precipitada, sin dar explicaciones de nada y con una excusa horrible. La película me estaba gustando, pero gracias a ese final se estropeó todo. Podía haber salido una película muy grande de aquí, independientemente de que tratase de una historia romántica, las gravedades, las diferencias sociales, las consecuencias de vivir con otro planeta encima...¡todo a la basura!

La otra película que quiero comentar es In Time. Esta ya hace más tiempo que la vi, pero el efecto fue parecido. El tema me interesaba mucho: un futuro en el que el dinero es el tiempo. La gente paga con tiempo, y todos nacen con un reloj en forma de tatuaje en el brazo que se activa a los 18 años y a partir de ahí va indicando cuanto dinero les queda, es decir, cuanto tiempo de vida les queda. Cuando el dinero-tiempo llega a 0, adiós, muerte instantánea. Esta película también trata las diferencias sociales, algo que gusta mucho hacer en el cine de futuros hipotéticos, ya que quién es rico posee mucho tiempo-dinero y quién es pobre tiene que trabajar y vivir día a día con el tiempo justo. En defensa de la película, tengo que decir que la primera parte está muy bien llevada. Todo esto que he contado está muy bien retratado, y el paso del protagonista del barrio de los pobres al de los ricos es bastante interesante, aprovechan bastante el tema de
l tiempo y el dinero. Pero a partir del momento “chico rebelde huye de la justicia con tía buenorra” la cosa se tuerce, y la película se vuelve en una película de acción más, con tiros, coches derrapando, malos con mala puntería y momentos de “oh el protagonista va a morir nopuedeser”. El tema del tiempo ya pasa a segundo plano y es una pena, porque no había otra película con esta premisa. Otro gran partido tirado a la basura. El final tampoco es muy original, pero comparado al de la otra película no es malo. Los actores tampoco son para tirar cohetes, Justin Timberlake me tiró un poco atrás a la hora de ver la película, pienso que debería dedicarse solo a la música, que no se le da tan mal, y dejarse de tonterías. Aunque bueno, el resultado podía haber sido peor. Amanda Seyfred ni fu ni fa, en su línea de chica guapa de ojos gigantes que no habla mucho. He de decir que de las dos que he comentado ninguna me entusiasmó especialmente pero Upside Down lo fastidia totalmente todo con el maldito final, así que la balanza se inclina ligeramente hacia In Time por no haberla cagado tanto.






jueves, 21 de marzo de 2013

Wilhem Scream


Después de dos meses vuelvo a escribir, si alguien sigue mi blog supongo que me odiará mucho por abandonarlo tanto pero es que tengo que escribir tanto para la universidad que cuando tengo un poco de tiempo libre lo último que me apetece es escribir más. Hace poco me enteré de que aún hay gente interesándose por el blog, así que me motivó un poco para intentar escribir más seguido (no os fiéis de lo que digo).

Hoy me gustaría hablar de una curiosidad del cine que a mi me hizo gracia cuando me enteré. A mucha gente no le estoy descubriendo nada nuevo ya que es algo muy antiguo y también muy famoso, pero se que a otras personas les va a parecer curioso. Es el caso del  “grito de Wilhem”, más conocido como “Wilhem Scream”.

Para empezar hay que decir que en las películas y series no todos los sonidos que se escuchan están grabados en directo. Hay sonidos como truenos, golpes y gritos que se añaden en post-producción y son como sonidos de archivo. El caso del que quiero hablar es el “Wilhem Scream”, que es un efecto de sonido (concretamente un grito) que se grabó por primera vez en directo en 1951, en la película "Tambores Lejanos".  Ahí no se llamaba Wilhem, simplemente fue un grito que grabó alguien que se desconoce y lo utilizaron cuando a un personaje le muerde la pierna un cocodrilo. El sonido se guardó en los archivos de la Warner Bros, y fue utlizado por segunda vez en 1953, en la película  "La carga de los jinetes indios". El personaje que grita en esa película se llamaba Wilhem, y de ahí le acabaron dando el famoso nombre.

 (El grito es el del segundo 0:16)


Desde entonces ha aparecido en cientos de películas. Y no solo películas antiguas o de bajo presupuesto, ya que se puede escuchar en la tercera parte de El señor de los Anillos (y en el Hobbit), en Star Wars, en películas de Disney animadas como Aladdin…hasta en Juego de Tronos lo escuché yo, en una escena de guerra de la primera temporada, o en videojuegos como el God of War.
Es gracioso porque es un grito bastante característico, y cuando no lo conoces pasa desapercibido pero una vez lo has escuchado te enteras en cada película que sale. Ahora cada vez que veo una película con mi hermano y escuchamos el grito soltamos en medio de la película “¡El grito Wilhem!”, aunque sea en medio del cine (la última vez que pasó fue viendo el Hobbit, pero no es la primera vez que lo oímos en el cine). Sí habéis leído esto y veis los videos de recopilación que vienen a continuación, lo siento, estáis condenados como yo a escuchar el “Wilhem Scream” en miles de películas, series, y videojuegos, cuando antes no sabíais de su existencia.
Aquí los videos: